COMO INSTALAR UN SISTEMA DE RIEGO ENTERRADO

 Cóm o instalar un sistema de riego enterrado
Con el sistema de riego enterrado evitaremos tener que manipular los tubos y conseguiremos regar las plantaciones automáticamente, según sus necesidades.

 

 

Herramientas necesarias
Laya o azada
Cinta métrica
Carretilla – Destornillador
Tenaza de corte de tubo o sierra para metal
Pisón

 

 

 

 

Materiales necesarios
Cinta aislante
Aspersor sencillo fijo
Aspersor sencillo escamoteable
Turbo-aspersor escamoteable
Alargador aspersor fijo
Tubo
Elementos de conexión:
derivación en “L”
derivación en “T”
conector recto
Selector – Programador
Filtro – Rejilla de aviso – Grava

 

 

 

 Cóm o elegir los materiales adecuados

Los aspersores.

Existen dos sistemas: los aspersores sencillos y los turbo-aspersores. Pueden ser fijos (regulables en altura) o escamoteables. Los aspersores sencillos cubren pequeñas y medianas superficies (un radio de 2,5 a 4 m, de 20 a 50 m2). Los turbo-aspersores pueden cubrir grandes superficies (hasta un máximo de 11 m de radio y una superficie de 380 m2). Su ángulo de riego varía entre 20 y 360 grados. Están equipados con un purgador automático anti-hielo.

En función de la naturaleza del espacio y de la superficie a regar, elija el aspersor adecuado.

– Para césped: el aspersor escamoteable no obstaculiza el corte.

– Para macizos: el aspersor fijo es regulable en altura. Para regar la totalidad del macizo, colóquelo en el centro del mismo.

– Para huerta: el aspersor sencillo fijo es adecuado para las huertas grandes (patatas, rábanos…)

¡ATENCIÓN! LA NECESIDAD DE AGUA VARIARÁ EN FUNCIÓN DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ASPERSORES. NO SE DEBE PONER NUNCA EN LA MISMA RED UN ASPERSOR SENCILLO Y UN TURBO-ASPERSOR.

El tubo.

Debe ser resistente a los hielos (PVC de presión o polietileno (saiplen) y tener un diámetro de 20 mm aproximadamente.

Los racores y las piezas de unión.

La unión de los tubos se hace con piezas en “T”, en “L” o rectos. Para conectar un aspersor a una red de riego, intercale una derivación en “T”, equipada con un tubo de una longitud de 20 cm como mínimo. Al final de la red, los aspersores se montan directamente sobre el tubo. La derivación en “L” permite un cambio de dirección a 90 grados. Para prolongar la red, utilice un conector recto.

 

 

El selector.

Permite regar hasta con 6 redes a la vez o seleccionar las que se necesiten.

LAS REDES EN LÍNEA RECTA EVITAN PÉRDIDAS DE PRESIÓN.

El programador.

Existen dos sistemas de puesta en funcionamiento de la red:

– El minutero mecánico, que corta el agua al terminar el tiempo programado.

– El programador electrónico. Va equipado con un reloj integrado, que abre y cierra el paso del agua. Puede acoplarse a una sonda de humedad.

La rejilla de aviso.

Resulta muy útil, ya que avisa la presencia de una canalización subterránea cuando se quiera hacer una zanja nueva.

La grava.

Es preferible elegir grava de grano medio, pues estabiliza la red.

Cómo proceder

Trazado del plano del jardín
Dibuje el plano del jardín, indicando las superficies a regar (césped, macizos, huerta…).

– Con el fin de que toda la superficie quede perfectamente regada, procure que las distintas zonas monten ligeramente unas sobre otras. Empiece cubriendo los ángulos de 90 grados, luego los de 180, 270 y finalmente 360 grados (1).

 

 

Calcule después el caudal del grifo de salida: para ello, cuente los segundos necesarios para llenar un cubo de 10 litros (por ejemplo, 10 litros/15 segundos). Este cálculo permitirá al asesor de la tienda determinar el número de redes necesarias para su instalación.

El montaje

Coloque sobre el césped los aspersores y tubos de unión según el plano realizado. Prevea un margen de seguridad de 5 a 10 cm de tubo para unir los distintos aspersores.
Corte los tubos en ángulo recto con una hoja de sierra para metal o una tenaza de corte para tubo (1).
Limpie las posibles impurezas y ponga los aspersores sobre los tubos. Los aspersores están equipados con una boquilla lista para conectar. Enrosque el aspersor a la derivación poniendo cinta aislante en la rosca (2).
Conecte la instalación al grifo mediante una manguera de regar (3). Ponga un filtro si el agua de su zona presenta impurezas (barro, sarro).
Compruebe el buen funcionamiento de la instalación de los aspersores (haga que las zonas a regar se monten ligeramente unas sobre otras antes de enterrar la red) (4).
Regule el sector de riego y la dirección del chorro de los aspersores por medio de la anilla (5).

 

La instalación
RECUERDE QUE cuando se trate de un paso de vehículos, debe proteger el tubo o la goma enterrados con un tubo de PVC o cemento.

– Donde se vayan a instalar las redes, cave una zanja en forma de “V” a una profundidad de 30 cm, manteniendo los terrones de tierra que saque enteros con el fin de facilitar el posterior recubrimiento.

CUANDO SE TRATE DE UN JARDÍN YA SEMBRADO, PONGA LA TIERRA SOBRE UN PLÁSTICO O SIMILAR PARA NO DAÑAR EL CÉSPED.

 

Conserve la parte superior del terrón para mantener la estética del césped. Eche una capa de grava en el fondo de la zanja.

Coloque el tubo y los aspersores en el fondo de la zanja (6).

 

Compruebe de nuevo el buen funcionamiento de la instalación.

Compruebe el nivel de los aspersores escamoteables con la ayuda de una regla, para que no sobrepasen el nivel del césped.

Rellene la zanja con la grava de grano medio hasta una altura de unos 20 cm.

Cuide de que los aspersores estén perfectamente verticales. a fin de que el riego sea perfecto.

Rellene parcialmente la zanja con la tierra desmenuzada del terrón y riegue abundantemente para que la tierra se adhiera a la capa de grava.

 

Coloque la rejilla sobre la totalidad de la zanja (7).
Apisone la zanja para evitar el hundimiento de la tierra.

Vuelva a colocar los terrones con el césped y compáctelos alrededor de los aspersores a fin de recuperar el aspecto original.

www.casaactual.com

Print Friendly
Translate »

Copyright 2013 @ Bricocentro Llomgar S.L. | Aviso Legal